La opinión de la Iglesia en temas sociales está sustentada