La intercesión de la Santísima Virgen María a través del rezo del rosario ha traido consigo milagros en la historia de la humanidad, tal es el caso del  “Milagro de Hiroshima”, cuando cuatro sacerdotes jesuitas alemanes sobrevivieron a la bomba atómica que resultó una catástrofe para la ciudad.

Los cuatro sacerdotes: Hugo Lassalle, Hubert Schiffer, Wilhem Kleinsorge y Hubert Cieslik se encontraban en la casa parroquial de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en el momento que sucedió la explosión. En consecuencia únicamente sufrieron daños menores a causa de cristales rotos, sin sufrir mayores afectaciones por la radiación de la bomba atómica. Inclusive, los médicos que les atendieron les pronosticaron lesiones graves, enfermedades y una muerte prematura a causa de los efectos de la explosión, sin embargo nada de eso sucedió.

Los jesuitas nunca dudaron de que habían gozado de la protección divina, ante el inexplicable hecho: “Vivíamos el mensaje de Fátima y rezábamos juntos el Rosario todos los días”. Tiempo después el P. Schiffer escribió el libro: “El Rosario de Hiroshima”, en el cuál cuenta todo lo que vivió. Leer nota completa aquí.

Comentarios con Facebook